Mi alcancía es un cerdito

¿Te has preguntando por qué al pensar en alcancías las asociamos con los cerditos?

La razón por la cual se adoptó al carismático animal para dar vida y forma a los artefactos que sirven para ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos y brindarnos tranquilidad frente a cualquier emergencia financiera es la siguiente.

Se cree que se utilizaba la forma de los cerditos para elaborar alcancías de arcilla debido a que en Europa se tenía a los cerdos como símbolos de garantía para el futuro, pues eran reservados para poder disponer de su venta ante cualquier necesidad o en caso de ser requerido como alimento, podían acabar con su vida y consumir y almacenar su carne por largos periodos.

Razón por la cual también a sido considerado como sinónimo de prosperidad y abundancia debido a sus múltiples y beneficiosos usos en la vida de campo.

Tradicionalmente, para poder extraer el dinero almacenado en su interior, era necesario quebrarla, esto tal vez hace alusión a la matanza de los cerdos una vez que es necesario.

Juego de palabras

Existe otra posible explicación por la cual un marranito es el guardián de nuestras monedas, se debe al juego de palabras en inglés referidas al animal y al material con el cual están elaboradas las vasijas utilizadas anteriormente para acumular las reservas monetarias, pig = cerdo y pygg = arcilla, fonéticamente hace referencia, incluso en Inglaterra, son llamadas piggy banks.

Una cosa es segura, el dinero no es la felicidad pero sin dinero… se viven bastantes momentos infelices.

alcancias

Ciertamente, el guardar reservas en especie o en moneda implica poder disfrutar de sus recompensas en un futuro o simplemente nos ayuda a sentir seguridad.

Sea cual sea el o los objetivos por los cuales se decide ahorrar, es bueno siempre mantenerse motivado y desarrollar el hábito al perseguirlo diariamente.