La particularidad de las perlas del Mar de Cortés

La belleza de las perlas radica en sus matices nacarados y su cualidad. Es la única gema que muestra toda su belleza desde el momento en que se obtiene de la naturaleza, razón por la cual fue la primera en ser utilizada por la humanidad. ¿Sabes qué tenían de particular las perlas del Mar de Cortés?

A partir de su conocimiento y uso, millones de aventureros y exploradores salieron en búsqueda de perlas pero fue Hernán Cortés quien encontró el mejor de los descubrimientos, el Mar de Cortés y en él, sus perlas.

A las perlas del Mar de Cortés se les considera las más hermosas que se han conocido, su particularidad recaía en su diversidad e intensidad en los colores -jamás vistos en perlas procedentes de otros lugares-. Desde el momento en que Cortés las llevó a Europa, las perlas mexicanas fueron las más apreciadas durante cuatro siglos, siendo las favoritas de reyes, reinas y grandes personajes quienes gustaban de ellas por su belleza y exclusividad.

Como consecuencia de la gran demanda europea de este tipo de gema, los pobladores sobre-explotaron los bancos de ostras perleras y la perla mexicana desapareció de los mercados mundiales en la primera mitad del siglo XX.

En 1893, un científico mexicano, Gastón Vives, decidió salvar la industria estableciendo la primera granja de ostras perleras en el mundo antes de que ocurriera un agotamiento total de los bancos. La granja significó avances en la producción de ostras y con el paso de los años iba en aumento. Lamentablemente, en 1914, durante la Revolución Mexicana, esta granja fue destruida.

Al día de hoy, de las perlas de Mar de Cortés sólo quedaron historias debido a su extinción, por lo que las consumidas actualmente son todas cultivadas.

Es una pena que no tengamos oportunidad de obtener una perla con dicha belleza de manera natural. Hoy en día hablar de desarrollo sostenible y comercio justo es primordial.