Calaveritas de azúcar, dulce tradición

Hemos llegado a esa temporada en la cual necesitamos sacar del armario esos suéteres acogedores y disfrutamos las caminatas vespertinas entre viento, hojas caídas y los hermosos cielos que nos regala el otoño y, en México, comenzamos a ver calaveritas y oler las tradiciones… ese arraigo emocional que nos motiva a continuar divulgando la genialidad del país y compartirlo con todo el mundo.

El día de muertos se ha convertido en una celebración reconocida mundialmente, hoy en día es uno de los atributos que viene de la mano con el nombre de México para cualquier extranjero ya que les resulta fascinante toda la riqueza, el colorido y lo excéntrico que engloba esta celebración.

Entre los elementos más importantes que dan vida a los altares y que podríamos llamar símbolo de la misma se encuentran las calaveritas de azúcar o calaveritas de alfeñique, todos las conocemos, incluso las usamos como diseño en nuestra indumentaria o como decoración de nuestro hogar pero en ocasiones, olvidamos sus raíces.

header-diademuertos2016

Las antiguas creencias de las culturas mesoamericanas se unieron con la colonización española. Antiguamente se utilizaban cráneos reales en rituales y altares, claro que esto iba en contra de los preceptos de la religión católica, que buscó eliminar dichas tradiciones y que terminaron fusionándose y adaptándose, gracias a la coincidencia de la celebración de los muertos de los antiguos pueblos con el día de los fieles difuntos de los españoles.

La técnica utilizada para la elaboración de los cráneos azucarados es producto de los españoles, el alfeñique, una especie de caramelo o confitura con base de azúcar que logra formar una pasta moldeable. Se decora con azúcar glass coloreada, se le agregan muchos detalles artesanales, flores en los ojos, lentejuelas, espirales y líneas onduladas en la parte superior, sonrisas, etc.

Para recordarnos que lo único seguro que tenemos como humanos es la muerte, suelen llevar el nombre de la persona a la que está destinada en la parte superior.

Actualmente, suelen elaborarse con distintos ingredientes, entre los más buscados, el chocolate y el amaranto, y como toda tradición, varía de la región en la cual se elaboran. En algunos Estados han incorporado a la receta los cacahuates, las pepitas, miel, pasta de almendras, entre otros. Sus formas, tamaños y sabores varían y en el Estado de México, se realiza una feria anual dedicada a esta forma gastronómica.

Las calaveritas son un orgullo mexicano, sin duda, una fiesta de colores, excentricidad y riqueza cultural que no sólo sirven para recordarnos a los muertos y a ese destino que todos terminaremos por compartir sino que mantienen viva una de las tradiciones más ricas de México.dia-de-los-muertos