La confusión que te puede causar la muerte, ¿cicuta o perejil?

¿Sabes identificar muy bien el perejil?, ¿sabías que podrías confundirlo con cicuta, una planta altamente venenosa? Si tu respuesta a la primera pregunta es no, quizá te interese leer esto.

La cicuta (Conium maculatum) es una planta herbácea originaria de Europa y el Norte de África, se le considera una especia invasora debido a que es de fácil distribución y ha logrado poblar gran parte de las tierras en todos los continentes. Generalmente crece a las orillas de los caminos y ríos, o en áreas de desecho y zonas sin cultivar.

De acuerdo con la FDA (US Food and Drug Administration), la cicuta es bastante peligrosa ya que se encuentra en la lista de plantas más venenosas y existen numerosos registros de casos en la que ha sido confundida por los humanos debido a su parecido con el perejil.

Toda la planta de cicuta o Conium maculatum contiene alcaloides piperidínicos, cuya ingestión puede suponer un riesgo para la salud.

El extracto de cicuta provoca efectos nocivos sobre los vertebrados afectando principalmente el sistema nervioso, produciéndole estimulación para posteriormente pasar a una depresión del mismo lo que acarrea vómitos, temblores o problemas para mover los músculos. El pulso y la respiración suelen acelerarse y luego volverse lentos, comienza la salivación descontrolada, náuseas, convulsiones, estado de coma y… la muerte.

Anteriormente ha sido utilizada en la medicina como tratamiento de desórdenes nerviosos o espasmódicos, también para dolores reumáticos pero su uso medicinal es limitado debido a que presenta dosis similares entre lo curativo y lo tóxico, por esa razón es bastante controlada.

Un dato curioso es que el extracto de cicuta (el veneno de los antiguos griegos) fue utilizado durante el juicio del filósofo Sócrates, ese gran pensador que fue condenado debido a su constante cuestionamiento sobre la democracia y a quien se le acusó por corromper a los jóvenes y negar a los dioses reconocidos por todo el pueblo.

Claro está que Sócrates fue sentenciado a muerte obligándolo a beber dicho veneno y no la confundió con perejil.

juicio Sócrates cicuta

Y pensar que todos estamos expuestos a su toxicidad… recuerda que no por ser “natural” es sinónimo de bienestar o inocuidad.