El hijo de Zorn

Recientemente la industria televisiva nos ha regalado programas de excelente calidad y estamos experimentando una época en la que las series de televisión tienen el mismo nivel en guiones y producción que películas de alto presupuesto.

En la comedia, ha surgido una nueva ola de representantes que nos muestran proyectos frescos y bien escritos, con profundidad y referencias mixtas… más allá del clásico chiste pastelero.

Si has tenido la oportunidad de ver Bob’s Burgers entre los animados y The Last Man on Earth en el live action, no podrás perderte Son of Zorn.

Son of Zorn combina personajes y escenarios reales con la animación del guerrero Zorn, defensor de Zephyria y conquistador de las tribus de Agon, quien volvió a Orange County, California para conectarse nuevamente con su ahora ex – esposa Edie y su hijo adolescente, Alangulon.

En la isla de Zephyria todo es animado, ha sido el escenario para las batallas épicas de Zorn durante toda su vida, las cuales no le han representado problema, el verdadero reto para este bárbaro es viajar a los suburbios californianos para ganarse a su familia y enterarse de que Eddie se encuentra nuevamente comprometida, lo que lo obliga a conseguir empleo y rentar un departamento. Debido a que Zorn ha estado ausente durante la niñez de Alangulon, les es difícil convivir, sin embargo, Zorn convencido en desempeñar su papel de buen padre, trata de acercarse a su hijo y aconsejarlo con la sabiduría y experiencia de un guerrero.

son of zornAlangulon, un chico de 17 años, vegetariano, al contrario de su padre, resulta ser muy calmado y políticamente correcto.

Situaciones con las que todos nos podemos sentir identificados en algún punto de nuestro día a día, ya sea viviéndolo u observándolo en otros. La marcada brecha generacional entre los nativos tecnológicos y la ideología de nuestros padres, esos momentos embarazosos que todo padre tiene por misión hacer pasar a sus hijos en algún punto. Si a eso le sumamos que el padre es un guerrero animado, el factor comedia se desata en cada escena.