El universo compartido entre dos genios

Cuando eres vanguardista y no quieres encasillar tu trabajo y tu filosofía, lo único que te queda es correr a buscar algo más… y eso es justo lo que hicieron Jimi Hendrix y Miles Davis.

A finales de los 60’s, casi como una atracción cósmica (algo así como lo que podemos sentir al escuchar el legado que nos dejaron), dos grandes de la música se encontraron: Miles Davis y Jimi Hendrix.

Jimi Hendrix quedó fascinado con el trabajo de Miles Davis cuando en una de sus tantas visitas a Londres, su amigo, el baterista Mich Michel se le acercó y le propuso escuchar y tocar parte del disco Sketches of Spain. Fue tanto el gusto de Hendrix que se dirigió a casa de Miles Davis y tocó a su puerta, al parecer el jazzista lo invitó a pasar y sorpresivamente también tenía ganas de encontrarse con él para presentarle a uno de sus amigos, Gil Evans y pedirle unos arreglos para el disco que estaban por grabar. En ese momento, los genios musicales se pusieron a tocar.

Ahí comenzó el encuentro de dos grandes que posteriormente se juntarían a jamear un par de veces más y que tenían la intención de grabar algo junto con el baterista Tony Williams, se les ocurrió invitar al bajista de The Beatles, Paul McCartney a colaborar con ellos y le mandaron un telegrama convocándolo, lamentablemente, Paul se encontraba de vacaciones en Kenia y no procedió dicho encuentro.

Posteriormente, para desgracia de todos los amantes de la música, por motivos financieros (se dice que Davis pedía la cantidad de $50,000 por adelantado para la sesión) y debido a sus apretadas agendas no entraron al estudio. En caso de haber nacido dicho proyecto, seguramente nos habrían deleitado con su innovación y magia 4 grandes de la música, cada uno con aportaciones interesantes.

El encuentro que sí estaba programado era la colaboración de Hendrix en el disco que Miles Davis y Gil Evans se encontraban arreglando y orquestando. Habían agendado su encuentro en Europa, lamentablemente el guitarrista estrella murió antes de que eso ocurriera.

Hoy sólo nos queda imaginar cómo habría sonado esa unión con músicos de tal magnitud, cada uno revolucionando el sonido y la manera de tocar sus instrumentos, grandes maestros de la improvisación, rompiendo paradigmas, transmitiendo sus emociones en cada una de sus creaciones, iconos que han influenciado y seguirán haciéndolo a lo largo de la historia de la música.