¿Te imaginas poder conocer un mamut?

Ya sea por una película animada, por los cómics o cualquier otro medio, todos hemos oído hablar de los mamuts, esos gigantescos y peludos elefantes que vivieron hace miles de años durante la última era de hielo, aunque siempre nos los imaginemos conviviendo con nuestros antepasados cavernícolas cubiertos en pieles, estos gigantes pueden haber conocido la extinción mucho después de lo que te han contado.

Popularmente se sostiene la teoría de que estas enormes bestias se extinguieron alrededor del año 8,000 A.C. aproximadamente y en regiones de Alaska se han encontrado fósiles que datan del 7,600 A.C., sin embargo, una rama del mamut lanudo que habitó en la Isla Wrangel, en Siberia, logró mantenerse en pie hasta hace unos 3,650 años, representa al mamut más reciente encontrado hasta el día de hoy, habitó cerca del año 1,650 A.C.

Es común que se nos dificulte visualizar dichos periodos en nuestra cabeza pero lo sorprendente es que dicho suceso resulta bastante aproximado a nuestra civilización, por lo que comparto contigo algunos eventos históricos con la misma línea de tiempo que te servirán de referencia.

En dicho periodo, la Gran Pirámide de Giza tenía aproximadamente 900 años de haber sido completada.

Göbekli Tepe, uno de los primeros templos construidos por la humanidad situado en la actual Turquía, estaba cumpliendo unos 6,000 años de haber sido erigido.

Egipto se encontraba comenzando su segundo periodo intermedio y era reinado por su decimotercera dinastía.

Caral, la civilización más antigua de América, ubicada en Perú, tenía 150 años de haber desaparecido.

Los esquís más primitivos se habían comenzado a usar 1,000 años antes en Noruega.

Como verás, nuestra civilización estaba un tanto avanzada y aunque no está completamente clara la razón de la extinción de estos mamuts, las hipótesis más aceptadas por los científicos incluyen a la endogamia provocada por el hecho de ser una población aislada durante miles de años, el cambio climático que contribuyó a elevar el nivel del mar y complicó el encontrar suficientes fuentes de agua dulce para la población de mamuts de la isla, además de la intrusión del hombre en dicho territorio que pudo contribuir debido a la caza de estos ejemplares.

Cualquiera que haya sido la causa de su desaparición, estos colosales animales lograron mantenerse vivos por mucho más tiempo que sus primos de tierra firme y han contribuido mucho a lo que sabemos de ellos por su grado de conservación, existiendo incluso un proyecto para clonarlos utilizando su ADN preservado y usando elefantes africanos para gestarlos (así es, la misma premisa utilizada en Jurassic Park). Ciertamente sería bastante excitante el poder ser capaces de conocerlos y observarlos pastando por la estepa rusa.