El gran tiburón blanco en desventaja frente al cautiverio

¿Conoces las razones por las que no se exhibe al tiburón blanco en los acuarios?

Tanto zoológicos como acuarios mantienen la vida de cientos de especies que -nos guste o no- de otra manera resultaría imposible o improbable nuestro encuentro real con ellos.

La vida en cautiverio no siempre es sinónimo de bienestar, salud y condiciones óptimas para las especies animales resguardadas y aunque en ocasiones, cierto cautiverio ha desarrollado el estudio de la ciencia en cuanto a sus costumbres, hábitos, forma de alimentación y apareamiento, resultando de importancia para el conocimiento de la conservación de su medio natural.

Hay ciertos animales que se resisten a esta forma de vida, y no sólo hablo de su ánimo, sino su diseño biológico.

Tal es el caso del tiburón blanco, Carcharodon carcharias, el gran rey de los mares que atemoriza las mentes de los bañistas desde su famoso estreno en las salas de cine en 1975.

jaws_book_1975_cover

Hay algunas especies de tiburones que parece que se han adaptado bien a los acuarios, como lo son el tiburón nodriza, el tiburón cebra o el tiburón toro pero nunca el tiburón blanco.
Durante mucho tiempo, los acuarios han tratado de exhibir al depredador marino más grande que existe, pero ninguno ha logrado hacerlo. Todos los intentos han resultado fallidos debido a distintas razones.

Para empezar, son especies de gran tamaño pudiendo alcanzar los 6 metros de longitud.

Como cualquier pez, los tiburones necesitan de flujo constante de agua para obtener oxígeno. A diferencia de la mayoría de las especies que pueden abrir y cerrar la boca para obtenerlo, los tiburones necesitan moverse cruzando el agua con la boca abierta para poder respirar.

Otra razón que no podemos olvidar es que son depredadores, durante su edad temprana, se alimentan de peces y es hasta cierto punto, costeable y a lo largo de su desarrollo y crecimiento hacen una transición para alimentarse de mamíferos cada vez de mayor tamaño.
Además del costo que representa, es prácticamente imposible mantenerlos con otras especies nadando junto.

tiburoncazando

Generalmente, los acuarios mantienen especies de tiburones que suelen vivir cerca de las orillas y a menor profundidad recreando sus hábitats pero especies como el tiburón blanco presentan el problema de chocar con los muros repetidamente debido a que están acostumbrados a navegar por los océanos sin rumbo fijo, cambiando sus direcciones, girando y recorriendo cuanto se les da la gana, es por eso que comienzan a deformar sus narices a raíz de los golpes en los cristales de los tanques.

nariz-tiburon-blanco

Hasta ahora, el único caso “exitoso” sucedió en el Acuario de la Bahía de Monterey en 2004, quienes gracias a grandes esfuerzos, lograron mantener un ejemplar durante 6 meses.
Adaptaron un tanque de grandes dimensiones y un tiburón menor a un año con dimensiones pequeñas (1.3 mts).