¿Cómo afecta la música a nuestro cerebro?

La música y nuestro cerebro están muy relacionados. ¿Te has preguntado cómo afecta la música a tu cerebro o la manera de percibir las cosas?

Seguramente, más de una buena experiencia o alguna etapa de tu vida, va acompañada de ciertas canciones, álbumes o artistas.

La música es sonido. El sonido lo constituyen oscilaciones en el aire que son percibidas por el oído e interpretadas por el cerebro como música en un conjunto de armonías, melodías y ritmos.

El cerebro es una máquina de buscar significados y lo disfruta, es por eso que al escuchar una canción con letra, dos sistemas de percepción auditiva se activan.

Uno reconoce el habla -las palabras habladas- y el otro reconoce el ruido en general, el sonido.

Una de las principales funciones del cerebro es la de reconocer patrones, por eso, una vez que escuchas un patrón rítmico o un patrón melódico, tu cerebro lo registra y lo recordará por siempre.

Como animales musicales, para el cuerpo y el cerebro escuchar o interpretar música es una tarea integral, todo el cerebro de alguna manera está involucrado con la música, la percepción de los sonidos.

Cuando escuchamos música, partes importantes del cerebro se activan, el sistema del habla y cuerpo están relacionados con ella.

Los seres humanos somos los únicos capaces de entender y de seguir el ritmo, quizá también de sentirlo, es por eso que cuando escuchamos un ritmo, somos capaces de repetirlo, sí, todos, incluso esa persona que se dice “arrítmica”… está en nuestro diseño.

Cualquier persona que no cuente con un conocimiento previo a la música, es capaz de seguir un lenguaje a base de ritmos o percusión.

Tendemos a apreciar ciertos ritmos, sonidos o armonías y asociarlas con vivencias o sentimientos.

La música puede elevarnos a un estado de trance o de relajación, no cabe duda de que la música influye de manera predominante en nuestro cerebro.

Es común escuchar la frase “el soundtrack de mi vida”, en fin, todos disfrutamos en mayor o menor manera de la música.

En su origen, la música cumplía con una función social para crear cohesión de grupo y lazos entre la comunidad, aunque transformado algo no tan separado de la actualidad.