¿Qué haces con tu basura electrónica o e-waste?

Vivimos en un mundo donde el alcance a la tecnología digital resulta impensable hace unos años atrás. Parece que las innovaciones tecnológicas rebasan al día a día de los hombres y nos hacen generar y acumular mucha basura electrónica o e-waste.

E-waste o también conocido como RAEE “Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos”.

Así es, son los desechos, la basura o chatarra electrónica… como cuando decides cambiar de dispositivo móvil o de computadora, hacia algún lugar debe ir, ¿cierto?

Lo correcto sería que se tratasen esos ‘desechos electrónicos’ de forma correcta y fuera del peligro de la sociedad y el ecosistema pero la realidad es otra.

La falta de cultura en las personas, el costo para las empresas, la falta de centros de acopio son unos de los grandes factores que están involucrados en nuestra contaminación.

Actualmente existen plantas de tratamientos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos muy modernas y avanzadas que alcanzan un porcentaje considerable de descontaminación de gases de efecto invernadero. Consiguen descontaminar y reciclar la totalidad de los residuos de este tipo.

Lamentablemente, estas plantas existen y son posibles en economías desarrolladas pero en muchos otros lugares como lo son los países con economías emergentes, la realidad es otra.

Miles de personas viven cerca de depósitos de estos desperdicios y son expuestas a la radiación y contaminantes que éstos despiden, ocasionándoles en muchos de los casos, enfermedades graves o incluso la muerte.

En los residuos electrónicos encontramos sustancias como el mercurio, dañino para el cerebro y el sistema nervioso; el plomo, nocivo para el sistema circulatorio y el cerebro; el cadmio, que afecta la fertilidad; y el cromo, que provoca problemas en los riñones y los huesos.

Debido  a los metales peligrosos que los componentes electrónicos contienen, no sólo son peligrosos para la salud sino para el medio ambiente y los ecosistemas circundantes, contaminando aguas, generando reacciones al mezclarse entre unas y otras, contaminando sobremanera.

Ciertamente no podemos mejorar nuestra situación de la noche a la mañana pero todos debemos buscar el bienestar de nuestro planeta tierra a través de la reducción de nuestra huella ecológica.

Sin duda, las plantas de e-waste también ayudan además de representar un buen modelo de negocio pues conllevan un factor muy importante como lo es el desarrollo sostenible con sus tres principales ejes: el ambiental, el económico y el social.

Si en tu lugar de origen existen estas plantas, quizás debas comenzar a aconsejar a todo aquel que disfruta de un nuevo modelo de celular con cada lanzamiento.