Talento de la improvisación, la voz de Mario en Nintendo

Todos los que hemos crecido con Nintendo podemos reconocer una singular voz… la de Mario.

Este plomero italiano ha encontrado su voz en el actor Charles Martinet, quien ha tenido la oportunidad de darle vida con sus ingeniosas y pegajosas frases durante 26 años.

Charles es tanto actor como actor de voz experimentado, ha interpretado papeles en teatro, videos corporativos, unas cuantas películas para televisión entre otros proyectos.

Después de realizar algunos proyectos, se presentó la casualidad de realizar el casting para la voz de Mario.

Curiosamente, Charles Martinet llegó a la audición cuando el equipo estaba por retirarse, por lo que solicitó de su tiempo para poder mostrar su talento.

Le dieron la oportunidad y mientras el encargado de la audición miraba su reloj, le comentó con prisa “eres un plomero italiano de Brooklyn, el personaje de un videojuego de Nintendo, tu nombre es Mario, muestra una voz para el juego, empieza a hablar…”.

Mientras escuchaba, él estaba aterrado debido a que no conocía nada del videojuego y tenía el tiempo encima, de pronto escuchó “acción”… y fue cuando su cerebro comenzó a improvisar frases como “Hello, I’m Mario, let’s make a pizza pie together, bla bla bla” (léase con acento italoamericano), un miembro del equipo lo interrumpió porque no quedaba más cinta para grabar.

Charles pensó que no lo llamarían cuando, de pronto, recibió la llamada que le permitirá compartir su ingenio con el público gamer desde su creación a la fecha.

El personaje de Mario fue creado en 1981 en un juego llamado Donkey Kong, a lo largo de los años se transformó en Mario.

Mario es un icono en el mundo de los videojuegos y no importa el país donde se juegue, siempre se reconocen su voz y frases.

Charles también es actor de voz de otros personajes de la compañía como lo son Luigi, Wario e incluso la de Donkey Kong.

En ocasiones no nos detenemos a pensar en aquellas personas que hacen tan particular y asombroso el mundo de los videojuegos, y más si hablamos del mundo de Nintendo que encanta a chicos y grandes.

Aquellos que crecieron con un personaje y continúan jugando, ahora comparten ese maravilloso mundo con las generaciones sucesoras.

Las generaciones cambian, la voz de Mario, no.