¿Cómo surgieron los emojis?

De uso diario en nuestras conversaciones con amigos, compañeros y familiares, se han convertido en una parte esencial de nuestra comunicación escrita, los emojis.

Nos ayudan a describir emociones, situaciones y objetos.

Los medios digitales son los ideales para utilizarlos, ya sea la mensajería instantánea, el correo electrónico y las redes sociales.

Aunque hoy en día te resulte difícil pensar en un mundo sin emojis, no siempre existieron. Su uso es de reciente creación… entonces te preguntarás ¿quién o cómo fueron inventados?

Los antecesores de los emojis son los emoticones y su diferencia reside en que éstos últimos, son la representación de emociones mediante combinaciones de letras, signos o símbolos.

A ciencia cierta, no se sabe quién utilizó el primer emoticon pero se cree que fue Scott Fahlman, un científico de cómputo de la Universidad Carnegie Mellon.

En 1982, Scott redactó un correo electrónico a sus colegas, en el cual, sugería el uso de una carita sonriente 🙂 para denotar mensajes de broma y una cara triste 🙁 para cuestiones con dicha emoción.

Los emoticones tenían la ventaja de poder reproducirse en cualquier computadora y ser entendidos por cualquier persona no importando el idioma que hablase.

La versión asiática de los emoticones no se leía de lado sino verticalmente.

Dejando atrás los signos, es decir, los emoticones llegó la invención de dibujos que llamamos emojis.

La palabra emoji proviene del japonés, se compone de “e” = imagen y “moji” = letra.

El origen de los emojis tuvo lugar en Japón en 1995 cuando, en un intento por captar público joven, la empresa de telecomunicaciones Docomo añadió el símbolo de corazón  a sus localizadores Pocket Bell.

El corazón fue todo un éxito, por lo que la compañía le encargó a uno de sus empleados que creara más emojis, los primeros de ellos se utilizaron para representar el clima en las plataformas móviles.

Además de los emojis que denotaban el clima, creó caras que expresaban diversas emociones, en total existían 176 iconos.

Su diseño estuvo inspirado en el estilo tan popular y aceptado del manga.

Su uso se popularizó en Japón y fue hasta mediados de los 2000 cuando distintas compañías comenzaron a incorporarlos en sus dispositivos creando sus propias versiones.

Las compañías Apple y Google impulsaron la estandarización de de estos iconos o representaciones gráficas en Unicode.

Este proceso estuvo listo hasta el 2010, y ahora todos podíamos enviarlos, recibirlos e interpretarlos utilizando distintos dispositivos móviles, plataformas y softwares.

Al ser parte de Unicode, cada emoji tiene asignado un código que es el mismo para todo el mundo.

Unicode tiene registrados más de 1282 emojis, entre figuras, símbolos, signos, emociones, personas, animales, plantas, lugares, objetos, accesorios, etc.

En la actualidad, los emojis juegan un papel muy importante en las conversaciones que mantenemos diariamente a través de WhatsApp, Facebook, Twitter, Messenger, etc.

Las caras sencillas que llegaron a expresar nuestros sentimientos, han evolucionado para convertirse en stickers con distintos temas.

Su uso se ha extendido y estamos tan acostumbrados a ellos que los podemos encontrar en videos musicales, películas, series, libros, objetos personales.

¡Qué rápido nos adaptamos!