Y ¿cómo surgió la Real Academia Española?

La Real Academia Española o como la mayoría la conocemos, la RAE, cuenta con 300 años de vida.

Claro que no es fácil llegar a 300 años de tradición e historia que tiene a la lengua y a todos sus hablantes como protagonistas.

La institución realiza un trabajo que implica demasiada complejidad y es reflejo de la historia tremendamente humana de los académicos y todo el cuerpo que lo integra, que a lo largo del tiempo, se han visto envueltos en altibajos políticos y sociales de toda clase.

Instituciones como la RAE y la Biblioteca Nacional nacieron en el siglo XVIII, junto con éstas, los primeros académicos realizaron una labor titánica para sacar adelante el Diccionario de Autoridades.

Actualmente  que fue publicado hasta el siglo XXI

En el siglo XVIII nacieron instituciones como la RAE y la Biblioteca Nacional y en el que los primero académicos hicieron una labor titánica para sacar adelante el Diccionario de Autoridades.  

En pleno siglo XXI contamos con el trabajo de 22 Academias de la Lengua Española que han alcanzado una difusión universal gracias a internet y a las nuevas tecnologías.

Por ejemplo, cada mes, la edición digital del Diccionario de la Academia recibe entre 40 y 60 millones de consultas.

La inestabilidad del siglo XIX entre guerras y fluctuaciones políticas y el papel de América como protagonista, fue el siglo de la independencia de las repúblicas americanas y de gran preocupación por la lengua española y su peligro de fragmentación.

Cosa que por fortuna, no llegó a suceder.

La Academia ha estado en el centro de numerosas polémicas y críticas a lo largo de la historia, el español se impuso a las lenguas indígenas; la independencia favoreció al español.

Su labor ha sido importante y de gran relevancia, siempre ha habido regímenes que han pretendido controlar esta casa.

Los regímenes incluso han intentado interferir en la discusión sobre determinadas palabras, fue lo que ocurrió en 1814 con “caos”, cuando el gobierno se enteró de que se estaba debatiendo en la Academia sobre semejante término lo prohibió mediante una orden.

Para bien o para mal, la RAE trabaja arduamente para garantizar el uso del lenguaje de la manera más propia, elegante y pura.

¿Cuántas veces consultas su diccionario?