La biblioteca humana, una buena manera de perder los prejuicios

¿Algunas vez habías escuchado hablar de las bibliotecas humanas? Así es, existen y tienen una función muy interesante.

Dicen que no es bueno juzgar un libro por su portada, y esa es justo la idea de las bibliotecas humanas.

En el 2000, una ONG llamada Stop the Violence partió con esta iniciativa en la ciudad danesa de Copenhague en el Festival de Roskilde, uno de los festivales de verano más grandes de Europa.

Lo que esta Organización buscaba era disminuir la discriminación entre la gente joven incentivando el diálogo entre personas que comúnmente no hablarían o se relacionarían entre sí, y de esta manera, lograrían celebrar sus diferencias en lugar de marcarlas para mal.

Con su objetivo muy claro, la disminución de la discriminación, el espacio para dar apertura a nuevos estilos de vida y culturas está a la orden.

Para entender el contexto desde el cual surge esta iniciativa debo contarte que en ese momento, en Dinamarca se estaba viviendo una afluencia de personas que no precisamente compartían culturas, religiones, razas o maneras de pensar por lo que decidieron frenar ese sentimiento de invasión entre sus pobladores.

Pero, ¿cómo funcionan?

Los usuarios que llegan, pueden acceder al catálogo en el cual no encuentran los típicos títulos de libros sino títulos de personas con historias que contar. Pueden sentarse cara a cara con aquella que elijan y no solo podrán escuchar sino dialogar.

Cualquier tipo de persona es bienvenida, no hay lugar para la exclusión debido a que el formato de esta plataforma es muy flexible y todos pueden participar, con esta idea, puedes conocer a cualquier persona que se encuentre ahí, así como también dar a conocer tu vida y compartir tus experiencias con la audiencia.

Para que puedas darte una idea de lo que se puede encontrar, algunos títulos presentados han sido: Hijo de supervivientes del Holocausto; Mujer gorda; Atleta olímpico; Historia de un gitano; Veterano de la Guerra de Irak; Chico de Orfanato.

Sin duda alguna, es un elemento muy bien planeado y que facilita la cohesión social.

El éxito se ha dado y, desde su nacimiento, esta idea se ha extendido en otras 50 ciudades a lo largo del mundo.

¿Qué dices?, ¿te gustaría participar?

Creo que a más de uno nos ha llamado la atención alguna persona en la calle y nos intriga saber por lo que han pasado. Pues… esta es una buena manera de comenzar a intercambiar el diálogo.